LEONARDO PARTNERSHIP

 

El objetivo de este proyecto es crear una guía sobre el sistema de evaluación y el marco de adquisición de las ocho competencias básicas que toda persona debe poner en práctica tanto en su vida diaria como en el trabajo, centrándose en las personas discapacitadas y los estudiantes de formación profesional.

 

El hecho de saber hacer operaciones matemáticas como sumar, restar, dividir o multiplicar no sirve sólo para aprobar un examen de matemáticas. Si alguien no es capaz de utilizar estos conocimientos en su vida diaria, significa que no ha alcanzado una de las competencias básicas y los objetivos del currículum, por lo tanto, no aprobará.

 

Según lo establecido por el Programa Leonardo Da Vinci, los objetivos específicos son los siguientes: aumentar la participación en el aprendizaje permanente de personas de todas las edades, incluidas aquellas con necesidades especiales y los grupos desfavorecidos…

 

De ahora en adelante, no sólo los objetivos de cada área de conocimiento sino también los criterios de evaluación y los aspectos formales e informales que afectan a la educación de Europa están orientados para el alcance de las mencionadas “competencias básicas”.

 

Muchos jóvenes discapacitados han adquirido competencias relevantes para la vida y el trabajo a través de procesos formales e informales pero que no pueden usarse sistemáticamente, porque dichas competencias resultan invisibles. El hecho de hacer que estas competencias sean visibles puede permitir a la juventud a entender mejor las propias competencias y aprender cómo usarlas en el trabajo, lo que puede ayudar a los profesores a entender mejor las competencias que se adquieren fuera del colegio, permitirles usar dichas competencias al preparar el trabajo, ofrecer a los discapacitados un mejor acceso a la formación y al empleo en empresas y permitir a las empresas o a las instituciones de formación a usar las competencias adquiridas.